Confrontación: Hidroponía V/S Orgánico en suelo

Publicada en Publicada en Nature

Los agricultores con mentalidad sostenible han estado enfrascados en una discusión durante los últimos cinco años de si los sistemas de cultivo hidropónicos o acuapónicos pueden o no ser considerados como “orgánicos”.

Los agricultores orgánicos en suelo, argumentan que el centro de la filosofía orgánica es “alimentar al suelo, no a la planta”. Si el suelo no es alimentado, ¿cómo es que puede ser orgánico?

Este grupo argumenta también que muchas de las trazas minerales, así como microorganismos contenidos en el suelo, contribuyen a la salud de la planta, y poca investigación se ha realizado para probar o refutar su importancia, por lo que certiicar un sistema de cultivo sin suelo como orgánico, es aún muy prematuro.

En el lado hidropónico, los agricultores dicen que si están utilizando sólo productos etiquetados como “orgánico”, entonces ¿no serían tanto la planta como los productos resultantes, orgánicos?

Estos puntos son la versión más tranquila del debate. Ambos lados tienden a ver al otro en forma resentida.

En el lado hidropónico, los agricultores dicen que si están utilizando sólo productos etiquetados como “orgánico”, entonces ¿no serían tanto la planta como los productos resultantes, orgánicos?

Estos puntos son la versión más tranquila del debate. Ambos lados tienden a ver al otro en forma resentida.

Algunos agricultores hidropónicos llaman a los productores en suelo “puristas”, que sus creencias bordean lo religioso, no la ciencia. En el otro lado, muchos agricultores orgánicos ven a los productores hidropónicos como más centrados en el lucro que en la calidad de sus productos.

El dinero complica el problema

Como lo señala la declaración anterior, también hay un componente financiero en este debate. Debido a la demanda, los productos orgánicos requieren de precios más altos. Pero si más productores aseguran estar certificados como “orgánico”, ese poder de venta se irá diluyendo.

No hay muchos productores hidropónicos certificados en los EEUU, menos de 200 si se incluye la acuaponía, la producción en sustrato, y la hidroponía tradicional. Pero además hay una fila de productores extranjeros que están esperando vender en los EEUU de forma orgánica.

Productores en casi 30 países no pueden certificar a sus productos hidropónicos como orgánico. Las leyes de esos países no lo permiten. Por lo que productores en Holanda, México y Canadá, están atentos a cómo se desenvuelve el tema en los EEUU, esperando a lucrar con los precios Premiun que pueden exigir con la certificación orgánica.

¿Cuál es más segura y más sabrosa?

Ambos lados aseguran que sus productos son más seguros, más sanos, y saben mejor.

Tomemos esta declaración de EZ Gro, un proveedor hidropónico: “La agricultura orgánica permite el uso de estiércol como fertilizante natural. Esto ha provocado un problema de salud recurrente debido a brotes de E. Coli y Salmonella. Los agricultores hidropónicos han eliminado completamente la necesidad del suelo y sus microorganismos”.

La Clínica Mayo pregona los beneficios sobre la salud de los producto orgánicos: “Algunos estudios han demostrado aumentos pequeños a moderados de algunos nutrientes en productos orgánicos. La mejor evidencia de un incremento significativo, se halla en ciertos tipos de flavonoides, que tienen propiedades antioxidantes”.

Suena a un problema que puede ser resuelto mediante una investigación universitaria. Pero el jurado sigue afuera.

La Dra. Rachel Tinker-Kulberg, una agricultora de acuaponía y suelo, además de consultora, lo resume en una entrevista para AbundanceNC.org, sobre los estudios que se han llevado a cabo:

“Los resultados de un estudio hecho por Treftz el 2015 (Chenin Treftz, investigador de la Universidad de Nevada, Reno) demostraron que algunos componentes antioxidantes saludables (Ejemplo, vitamina C, tocoferol, y los compuestos polifenólicos totales) eran significativamente más altos en fresas cultivadas hidropónicamente en comparación a las cultivadas en suelo. Pero lo opuesto fue el caso de las frambuesas.

“Interesantemente, unos estudios más tempranos hechos por Premuzic en 1998 (Zdenka Premuzic, investigador de la Universidad de Buenos Aires, Argentina) mostraron que el tomate cultivado en suelo orgánico sano (100% o 50% de vermicompost) contenían más vitamina C que la mima fruta cultivada hidropónicamente. Mientras que otros estudios hechos por Buchanan el 2013 (Drew Buchanan, investigador de la Universidad de Nevada, Reno), mostró que la lechuga cultivada hidropónicamente contenía más vitamina C que las varidades cultivadas en suelo”.

Cuando hablamos de cómo las plantas obtienen sus nutrientes, entramos en materia completamente cientofica, dice el Dr. Merle Jensen, un fundador del Centro de Agricultura de Ambiente Controlado, y profesor emérito de la Universidad de Arizona.

“Tenemos que ir del lado de la ciencia. El nutriente va a la planta en la misma forma iónica (aunque sea a partir del suelo o del agua), punto”, afirma. “Al hacerlo mediante hidroponía orgánica, podemos manejar la rizosfera a voluntad. Si estresamos a la planta en ciertas ocasiones, podemos aumentar el azúcar en el fruto”.

Un desafío para los productores hidropónicos que usan productos orgánicos, es que las raíces de las plantas no pueden absorber los productos sin ayuda, afirma Jensen. Esto requiere de una etapa adicional, de manera de romper los compuestos orgánicos para las plantas. Estos métodos están siendo investigados en la actualidad.

El USDA está evitando tomar parte

El USDA juega un papel en cuán volátil se ha vuelto el problema de la hidroponía y la producción orgánica certificada. En sus reuniones semestrales, la Junta Nacional de Estándares Orgánicos (NOSB por sus siglas en inglés) se ha abstenido de tomar una postura durante dos años hasta ahora, incluyendo en la última reunión del mes pasado.

El NOSB realiza recomendaciones no vinculantes al USDA, el que puede ignorar las sugerencias. Una recomendación anterior del 2010, que exigía que la producción orgánica debía ser en suelo, fue ignorada por el USDA. Varios productores están siendo certificados en la actualidad.

Aun así, sus recomendaciones tienen harto peso. Al patear el problema de reunión en reunión, está haciendo que ambos lados se molesten cada vez más.

Cuando el NOSB aplazó su decisión durante la junta de la primavera del 2016, provocó que el grupo watchdog del Instituto Cornucopia, demandara al USDA. Aquí está como lo enmarca el Instituto Cornucopia:

“El congreso, al pasar el Acta de Producción de Alimentos Orgánicos, reservó cuatro puestos en el NOSB para individuos que ´son dueños u operan´ una granja orgánica. La demanda legal de Cornucopia alega que dos de los cuatro puestos de la junta, destinados a agricultores, están ocupados por ejecutivos de negocios de tiempo completo, en vez de agricultores”.

La demanda lega se encuentra en camino en el sistema legal, y sobrevivió una desaprobación del USDA en septiembre pasado.

Fuente: Growing Produce

Traducción: Agriculturers

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *